Britpop: ¿Renacimiento musical o nacionalismo?

Iniciaban los años noventa en el Reino Unido y las radios sonaban en todos los hogares, sin embargo, era la música estadounidense la que lideraba aquel sonido o bien, bandas locales inspiradas por los movimientos extranjeros que causaban repudio por parte de la creciente escena local under, la música electrónica junto a sus derivados se tomaban las discos, el grunge generaba influencia, se apoderaba del mundo y los británicos perdían el protagonismo musical que consideraban propio desde la British Invasion y el Mod generando leyendas como The Beatles, The Kinks o The Who, además de los setentas con Sex Pistols, The Clash y The Jam.

Algo habían hecho para preparar aquel panorama anteriormente bandas como The Stone Roses, Happy Mondays y The Smiths, todas de Manchester, quienes llevaron la corriente Madchester a la esperanza de un renacimiento musical, lamentablemente por razones varias esta no logró dar el paso a la década siguiente, pero marcó un claro camino, las bandas que vendrían posteriormente no se negarían en seguirlo.

Para entender este movimiento tenemos que tener claro, además del conflicto musical-social, el ligue político que se le atribuyó, siendo tópico de discusión hasta el día de hoy, si es que esta corriente fue de índole nacionalista antecedente a la idea del Brexit. El factor cultural también se deja mostrar fuertemente por ejemplo en la película Trainspotting y el uso de drogas entre los jóvenes, muchos olvidan que el britpop se desarrolló al mismo tiempo que la escena del shoegaze y justo ahí, junto con el panorama musical anteriormente mencionado, es donde toda la mezcla de sonidos e influencias comienza.

El britpop, como se ha dicho muchas veces, no se define con un sonido en particular, ya que todas las bandas bien estaban recién empezando su carrera con sus propias influencias de raíz o llevaban carreras medianamente populares en la década anterior, entonces, ¿Cuál fue el punto de unión?, Claramente la respuesta fue devolver al pueblo británico la sensación de tener el control de su industria musical local, ¿Por qué llenar las radios de movimientos extranjeros si tenemos bandas dispuestas a revivir a los grandes artistas que marcan la historia musical nacional?, Ese es el principio y final del britpop, del cual la industria supo colgarse a la perfección y vender la idea al público de manera exitosa, todo el mundo tenía una banda, las disqueras estaban dispuestas a apostarlo todo por esta idea prometedora.

Blur y Suede son las dos paradas obligatorias al momento de identificar el comienzo de la historia, ahí fue cuando se hizo la real división a qué sería lo comercial y lo que se quedarían siendo under (Slowdive y Ride por ejemplo), al público le encantaba escuchar este sonido indie rock divertido, con letras nacionalistas y figuras bien marcadas dentro de la banda, una reclamación a la angustia del grunge, el shoegaze por su parte no respondía a este llamado al igual que el post-punk, siendo contraculturales y encerrados en sus propias burbujas artísticas.

Pulp, Oasis, Supergrass, Elastica, Sleeper, Menswear, The Bluetones, Manic Street Preachers, Echobelly, James, The Verve, Ash, Super Furry Animals, Shed Seven, Ocean Colour Scene, Stereophonics e incluso Radiohead, todas estas bandas, algunas muy distintas, con diferentes trayectorias e ideas artísticas entraron igualmente a la definición britpop ya que devolvieron la música británica de vuelta a los británicos desde el ambiente mainstream y derrotaron al grunge. Para 1993 «Modern Life Is Rubbish de Blur» ya preparaba el panorama comercial que se vendría en los siguientes años.

La batalla del britpop

Si hablamos de britpop es obligación mencionar el eterno conflicto entre las dos grandes potencias, cabe mencionar que la rivalidad comenzó como una estrategia comercial, una competencia creada por la propia presa, la cual en ese momento se servía diariamente del drama de todas estas bandas, todos los días significaban una portada nueva con las caras de estas figuras, todos querían enterarse del britpop y así fue como la imagen de The Kinks encarnó en Blur, la de The Beatles en Oasis, todos estaban dispuestos a pagar por ver quién lograba tomar la corona al final del día. Blur llevaba el movimiento en su espalda y se veían muy confiados, pero Oasis por su parte se había vuelto la medida perfecta de absolutamente todo lo que se esperaba en una banda, eran la mezcla perfecta en el momento perfecto, representaban a la clase trabajadora, venían desde Manchester y la voz de un joven Liam Gallagher recordaba fielmente al vacío que había dejado John Lennon, mientras que su estilo al vacío de Ian Brown. El éxito fue inminente y «Definitely Maybe«, su álbum debut, se volvió un éxito instantáneo, todo el mundo estaba viviendo en las nubes y sintiéndose supersónico.

Pero ¿Por qué nadie quería ser llamado britpop?

Todo fue diversión y ganancia, hasta que el movimiento llegó al punto de ser una carrera comercial, solo importaban las ventas y que fueras un producto para la industria, algo falso y sin alma, cuando las bandas comenzaron a cambiar su estilo para entrar en la corriente y volverse relevantes, cuando lo más importante era aparecer el Top Of The Pops y sonar en todas partes, eso significaba ser una banda britpop. Su punto de quiebre llegó en 1997 con el álbum «Be Here Now» de Oasis, un millón y medio de personas compraron este álbum esperando lo que el anterior «What’s the Story? Morning Glory» les había ofrecido, al no encontrarlo y luego de que la crítica destrozara el álbum, Oasis no volvió a ser lo mismo, el britpop tampoco.

Entonces ¿Quién ganó la batalla del britpop?

La batalla fue ganada por Blur el día en que su single Country House vendió más que el single Roll With It de Oasis, esto les dio una buena oportunidad de burlarse de ellos en una edición de TOTP, sin embargo, no duró mucho, ya que posteriormente el antes mencionado What’s the Story? Morning Glory, arrasó en éxito de ventas con la clásica «Wonderwall» sonando en todas partes, en este tiempo Damon Albarn admite haberse sentido humillado y para 1996, Oasis haría su legendaria presentación en Knebworth donde el 3% de la población aplicó para obtener un ticket, convirtiéndose en uno de los conciertos con más convocatoria en la historia de la música, esta parte en específico justifica la pasión hasta el día de hoy de parte de los británicos hacia la banda, fueron sus segundos Beatles.

Al final del día, se trataba de revivir la historia y la cultura, tal vez el error en general fue la precipitación y la expectativa apresurada que llevó a esta etapa de la música británica a terminar demasiado pronto, ya que el cambio, la evolución de sonido y la madurez no eran aceptadas, la gente quería seguir viendo más de lo mismo, la llegada de los años 2000 terminó por llevarse todo rastro de lo que fue el britpop, mientras muchas bandas se habían separado, otras siguieron haciendo lo suyo ahora aceptando que ya no entrarían en los charts como lo hacían antes, muchos se volvieron adultos, comenzaron a tener hijos, la vida cambió y también cambió la industria, dejando talento joven como The Libertines, Kaiser Chiefs, Arctic Monkeys, restauraron lo que se buscaba restaurar, pero si bien hasta el de hoy hay muchas bandas nuevas de rock de calidad y tratando de pelear un puesto, sería prácticamente imposible volver a ver un movimiento de tal magnitud en la escena mainstream actual, fue la gran última vez, los que querían revivir a las leyendas se volvieron leyendas y marcaron la música por siempre inspirando a miles de bandas post 2000 estadounidenses, si bien esta historia nunca es bien contada ni entendida completamente, es entendible, porque hay que imaginarse la pasión y el nacionalismo del contexto social, nunca vamos a poder entenderlo por completo, pero leerlo y escuchar los testimonios que quedaron sigue poniendo los pelos de punta, sin duda a pesar de las circunstancias y sus resultados, su legado quedará por siempre en la historia musical, social, política y cultural.

Abigail Reyes

Amante de la música, las bandas, sus historias y su impacto.

Te puede interesar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.