Camino a Lollapalooza: Turnstile, el hardcore a los grandes escenarios

Turnstile

Lollapalooza vuelve luego de dos años de inactividad provocado por la pandemia del Covid-19, el mega evento llegará el 18, 19 y 20 de marzo al parque Bicentenario de Cerrillos, su nueva locación para este 2022.

El mega evento por excelencia en Chile vuelve luego de dos largos años de pausa, Lollapalooza Chile, llega al Parque Bicentenario de Cerrillos, su nuevo hogar tras no llegar a acuerdos con la Municipalidad de Santiago con respecto al uso del mítico Parque O’higgins. Los tres días del evento llegarán cargados de los más diversos artistas, una mezcla homogénea de estilos que recorrerán los distintos escenarios del festival de música internacional, algo que «El Lolla» ya nos tiene acostumbrados. Entre bandas de rock, pop, música urbana, trap y la infaltable electrónica, se deja entrever una banda que ha crecido exponencialmente los últimos diez años y corresponde a un estilo de música no acostumbrado a escenarios con miles de almas inquietas en el público, hablamos del hardcore punk de Turnstile.

La banda de hardcore punk de Baltimore, Meryland, Estados Unidos, inició su carrera con el Ep debut «Pressure to Succeed» en 2011. Hardcore step 2 puro y duro, ritmos rápidos que harían bailar a cualquiera en alguna tocata atareada de gente y carente de un escenario. Turnstile viene de esa escuela del hardcore punk más purista, pero eso no es del todo definitivo y es debatible. Durante los siguientes 10 años, la banda formada por Brendan Yates en voz, Brady Ebert en guitarra, Franz Lyons en bajo, Pat McCrory en guitarra y Daniel Fang en batería, se encargaron de escalar disco tras disco hasta lo más alto de la escena en una búsqueda de reinvención del género, pero sin perder la esencia del mismo. Discos como «Step 2 Rhythm 7» (2013), «Nonstop Feeling» (2015), «Move Thru Me 7» (2016) y «Glow On» (2021) dejan un claro registro de la evolución musical y un cambio sin miedo a experimentar con el sonido.

Turnstile-2018-NME-by-Abbie-Shipperley
Turnstile en 2018

Bajo esta lógica, Turnstile divide a los seguidores del hardcore, aunque de manera desproporcionada, con «Glow In» la banda norteamericana deja en claro su potencial, le da un giro a su propio sonido agregando nuevos instrumentos y ritmos, así, la banda de Brendan Yates ya no solo es una buena banda de hardcore, también se convierte en una buena banda de rock. Y es por esto que con su última producción, que una mínima cantidad de sus fans rechazaron parte de estas 15 canciones.

Detenerse en «Glow On» es una parada obligada al hablar de Turnstile, quizás su disco más interesante y maduro hasta la fecha, pero lejos de ser el definitivo. «Mystery«, la canción que da comienzo a todo, perfectamente podría ser una buena canción de emo noventero, en cambio con la pegajosa «Blackout«, nos giramos al hardcore más melódico no carente de potencia en las guitarras, aquí los teclados y bits de batería electrónica serán un acompañamiento recurrente, así como el cencerro, instrumento no habitual en el hardcore. «Don´t Play» es un giro en 180 grados, Turnstile engaña con un ritmo rápido que culmina en un bit de batería cercano al reggaetón, sí es en serio, paradójicamente tan bien implementado que haría bailar hasta al rockero más purista. por otro lado «Underwater Boi«, se acerca al dream pop, incluso al shoegaze, un descanso en el disco. Turnistile vuelve a sus anteriores discos con «Holiday«. Así con estas primeras 5 canciones, la banda de Baltimore se saca de encima cualquier cliché de bandas herederas de Minor Threat. Lo que continúa del disco, es un paso experimental por estos sonidos ya descritos, re inventando su propio sonido de manera pulcra y sin prejuicios.

Con más de 10 años de carrera, Turnstile rompe la barrera que bandas de hardcore han tenido desde sus comienzos y entra al terreno de otros grandes nombres, cuidando las proporciones como Converge, Code Orange, At The Drive-In, Bad Brains, Decedents, o en nuestro caso local y de una escala mucho menor, Tenemos Explosivos o BBS Paranoicos. Así convirtiéndose en un referente para cientos de bandas que ven como un límite el sonido encasillado, los pequeños conciertos y discos de manera independiente.

Todo esto se consolida con el reciente estreno de su propia sesión de Tiny Desk Concert, su versión «Home», la popular serie de conciertos de NPR Music que ha reclutado a los más grandes y diversos artistas alrededor del mundo. Lo importante del Tiny Desk de Turnstile es que abre el camino e inspira a distintas bandas de hardcore y hardcore punk a profesionalizar sus carreras, rompiendo los límites autoimpuestos por el género.

Llevar el hardcore, los sonidos extremos o menos habituales a los grandes escenarios como Lollapalooza, no es nuevo en el mega evento, bandas como Bad Brains, Rancid o los locales Fiskales Ad-hok, entre tantas otras bandas, ya han sido parte del cartel del festival que se tomará el parque Bicentenario de Cerrillos.

AficheLolla-LineUp2022-FINAL

La pregunta ahora es, ¿Cómo vivir un concierto de hardcore en un escenario de Lollapalooza?, considerando la imposibilidad de la habitual costumbre de saltar del escenario para surfear entre manos levantadas y cabezas, eso lo descubriremos en dos meses más.

Francisco Millan G

http://disonantes.cl

Fanático de Los Simpsons - Toco en una banda

Te puede interesar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.