Coldplay en el Estadio Nacional: Colores, acción y recuerdos

Coldplay

Decirle gracias a Coldplay es poco, tras cuatro fechas agotadas en nuestro país, la banda tocó sus grandes éxitos, desde los más nuevos hasta los principios de la agrupación, sorprendiendo con “Sparks”, canción que quedó fija en su repertorio a la hora de presentarse.

Por Agustín Tirapegui Opazo / Fotografías: DG Medios

Para la espera de los británicos, estuvo todo pensando, ya que Princesa Alba junto a Camila Cabello fueron las encargadas de abrir las fechas programadas del cuarteto. Las cantantes, luego de sus presentaciones, se mostraron muy agradecidas con el público del Estadio Nacional

Por un lado, la chilena demostró todo su talento en el escenario con un espectáculo acompañado por bailarines, remarcando su sello, en un pop para bailar en una fiesta y, al mismo tiempo, para reafirmar el amor propio, viéndose reflejado en las letras de la artista. Además, es sumamente, importante destacar la gran preparación de Trinidad Riveros junto a su equipo, tal como lo suele hacer en sus presentaciones, ya que no es fácil cantar y bailar durante una casi una hora, interpretando canciones de su reciente álbum “besitos, cuídate” (2021) y sus éxitos como “Convéncete”, dando la antesala y calentado los motores ante el frio de los días de septiembre. Asimismo, junto a su vestimenta colorida, esta le daba más vida al espectáculo, siendo un detalle esencial en su en escena y, cabe destacar que, Princesa Alba hizo un llamado a mayor música chilena en los escenarios. 

Mientras trascurría el curso de las jornadas, el sol comenzaba a bajar al igual que las temperaturas y para seguir bailando, llegaba el turno de Camila Cabello, siendo su última presentación en Chile como telonera de Coldplay el pasado sábado 24 de septiembre, quien también como su colega mostró su mayor arsenal durante las cuatro fechas, ejecutando un excelente show y una simpatía que ayudó a conectar de inmediato con el público nacional. Entre cada grito o pancarta, la artista cubana, se expresaba con mucho agradecimiento con las muestras de afecto de sus fanáticos. 

El entusiasmo de sus seguidores se podía oír en cada track como “Havana”, “Never Be The Same”, “Bam Bam”, entre otros, los que traspasan las ondas a los cuerpos de los asistentes, creando una pista de baile. En esa línea, el espectáculo fue excelente, la voz de Camila es incomparable y toda su puesta escena, siendo talentosa en todos los ámbitos y con grandes pasos de baile. La presentación fue pensada milimétricamente, generando muy buenos comentarios, siendo definida como “seca” por sus presentaciones, en lo que no hay dudas. 

El momento de Coldplay

Tal como en una obra de teatro, se sube el telón y se espera con bastante exceptiva que se vendrá en las próximas horas de actuación. Esa misma sensación, se vivió en los cuatro conciertos de los ingleses, la señal para esto se originaba cuando una cámara comenzaba a seguir a los músicos por debajo del escenario y con ese indicio da el pie primer a la presentación junto al “three, two, one” de Chris Martin en “Higher Power”. El juego de luces durante todo concierto sería espectacular, en especial, para quienes se encontraban sentados, dado que con una vista panorámica se veían y sentían la atmosfera de cada track. 

Uno de los grandes privilegios que tuvo el público nacional y tremendo regalo por los artistas europeos fue la interpretación de “Coloratura”, canción de la última placa, además, en esa misma jornada (20 de septiembre), los músicos tocaron “Don’t Panic” de su primer disco, sellando como un éxito la primera fecha y mostrando su gran capacidad en puesta de escena. 

Para complementar, algo característico de sus conciertos es hacer repetir la letra al público en “Paradise” o el típico de coro de Will Champion en “Viva La Vida” junto a la campana, siendo un detalle en cada show e impregnándose como el sello de esta gira y lo largo de la carrea de Coldplay

En los momentos más esperados de la noche, los gritos llovían al igual que las gotas de la primera y última fecha, las que fueron muy leves. Sin embargo, todo pasaría a segundo plano en “Yellow”, “The Scientist”, “Clocks” o “Humankind”, por ejemplo. No obstante, después caerían gotas de agua, pero del rostro de los asistentes por la emoción de los colores naranjos y el solo de “Fix You”, que paran los pelos de cada persona.  

Todo lo descrito en esta reseña suena realmente bello, pero lo que fue sumamente hermoso, en donde las almas y corazones se unían, parafraseando a Martin en “A Sky Full Of Stars”, fue en la instancia del viernes 23 de septiembre. En esa jornada, nadie podía predecir lo que iba a pasar, ya que al ver los setlists de conciertos anteriores, habían canciones que estaban de lado en ese momento. Sin embargo, después de “Let Somebody Go”, hubo un momento, que estaba oscuro y un poco confuso y, de repente, comienza la potencia de “Politik”, dejando sumamente sorprendiendo a los fanáticos de los discos más antiguos. Es más, eso no sería todo, porque después vendría el turno de un fragmento de “Shiver”, dado que el cantante británico se dio cuenta de que una madre e hija habían ido a dos fechas antes, quienes tenían un cartel en ese momento solicitando la canción mencionada, por lo que la banda le regalo el track de “Parachutes” (2000).

En el mismo concierto (23 de septiembre), el C Stage, escenario ubicado en Cancha General, Chris Martin interactuaba con el público como es de costumbre. De hecho, hubo un detalle, el líder de la agrupación quiso hacer una apreciación, comentando que, en conversaciones internas para Champion ese día había sido su fecha favorita del tour hasta ese momento. Tras eso, se daría paso a “In My Place”, cantada por el baterista, una canción que generó muchos recuerdos del disco “A Rush Of Blood To The Head” (2002) y la esperanza de más tracks antiguos en sus giras y setlist.

Sin duda que, los gustos no están escritos en piedras, pero el show de Coldplay demostró ser una presentación sumamente transversal junto a las luces de las pulseras y el carisma de la banda, lo que se siente como estar viendo a un amigo presentando su proyecto, generando un sensación cercana y muy grata. 

Tras su paso por Chile, el cuarteto inglés seguirá con el transcurso de las fechas programadas, por lo que queda Coldplay para mucho más, y todo lo vivido que quedará en la historia de los conciertos en Santiago. 

Agustín Tirapegui

La música es vida

Te puede interesar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.