Festival Ritual 2022: De menos a más

El Mató a un policía Motorizado

La tarde de este sábado se celebró la primera versión de Ritual Fest, que pese a la baja de cuatro artistas y problemas de organización, logró sobrellevar las dificultades gracias a la calidad de sus espectáculos. 

Reseña por Valentina Campos / Fotografías por Julio Bustos

A las 11:00 horas se abrieron las puertas del Estadio Santa Laura para alojar al Festival Ritual y sus cuatro escenarios, todo esto en medio de la comuna de Independencia. Aunque todo parecía ir bien, tan solo minutos antes de la apertura, un comunicado de la productora del festival anunciaba que Pablo Chill-E, Polimá Westcoast, Harry Nach y Akapellah no se presentarían en el evento. 

En el caso de los tres primeros artistas, durante la noche anterior y a través de redes sociales, los equipos de los cantantes acusaron un “trato denigrante” por parte de la productora, mencionando además que no se reunían “las condiciones necesarias” para entregar un show de calidad. En un comunicado posterior, desde Ritual Fest desmintieron los hechos y acusaron que el equipo de Pablo Chill-E habría solicitado cambiar su  presentación para el escenario principal en un horario distinto al definido con anterioridad, mientras que Polimá Westcoast y Harry Nach no se habrían presentado para la prueba de sonido. En el caso de Akapellah, artista venezolano, este comunicó a sus fans que no pudo viajar a Chile por problemas relacionados con la visa. 

Así comenzaba la jornada, con un gran número de asistentes llegando desde temprano al festival que contaba con cuatro ubicaciones: Galería, Cancha, Andes y Pacífico. Por medio de papeles pegados en las murallas a lo largo de las filas, el público se enteraba sobre la baja de estos cuatro artistas, mientras que desde la productora anunciaron que a partir del día lunes las personas podrán solicitar la devolución de dinero, pero que al momento de hacer ingreso al festival se aceptaban las condiciones sin derecho a devolución. 

DSC_0005
Créditos: Julio Bustos

Ya en el recinto, Marineros fue el dúo encargado de abrir el festival en los escenarios principales, integrado por Constanza  Espina y Soledad Puentes, quienes fueron seguidas por We Are The Grand y Camila Moreno. Poco a poco, sus presentaciones fueron llenando de energía a los asistentes que tuvieron que enfrentar el calor. En el caso de Camila Moreno, la cantante nacional tuvo uno de los shows más destacados del inicio de la jornada. Allí presentó algunas de sus canciones más recientes como “Rey” y “Quememos el reino”, dando cuenta de su nuevo estilo musical, acompañado de alusiones políticas relacionadas con la revuelta social de 2019. 

DSC_0111
Créditos: Julio Bustos

Pasaron las horas y ya era necesario salir de los escenarios para comer algo. Aunque la oferta de productos era amplia, con opciones vegetarianas y veganas, cada una de las filas era excesivamente larga. Además, la espera era doble, ya que el pago y el retiro de los productos se hacía en lugares diferentes. En promedio, el tiempo de espera no era menor que 1 hora y 30 minutos, de modo que se hacía imposible no perderse uno o dos conciertos del festival. Aquello demostró que tanto la organización como la infraestructura no eran las adecuadas ni estaban preparadas para recibir a semejante cantidad de personas.

Alcanzamos a llegar al show de Él Mató a un Policía Motorizado, banda de rock argentina que regresó a Chile para deleitar a sus fanáticos a la luz del sol. Sorprendidos por el grato recibimiento del público, la banda integrada por Santiago Motorizado prometió volver pronto al país. Luego fue el turno de Bándalos Chinos, banda pop argentina que puso a bailar a todos por igual con canciones como “Mi Fiesta”, “Vámonos de Viaje” y “Departamento”

DSC_1039
Créditos: Julio Bustos

Uno de los espectáculos más anhelados por el público fue el de Miranda!, banda electropop argentina con más de 20 años de trayectoria. Desde sus clásicos del disco “Sin Restricciones” (2004) hasta canciones de “Souvenir” (2021), su álbum más reciente, el público cantó, saltó y bailó al ritmo de sus románticas pero movidas letras. Justo después fue la presentación de Boy Pablo, banda noruega de bedroom pop liderada por Nicolás Pablo Muñoz, cantante hijo de chilenos. Su show se caracterizó por la constante interacción con el público, momentos en que la banda agradeció el recibimiento de los asistentes. 

DSC_0344
Créditos: Julio Bustos

Ya en la noche y con un atraso de 30 minutos, la cumbia 4:20 de L-Gante prendió un escenario repleto de jóvenes que lo esperaban ansiosamente en la que se convirtió en su primera presentación en Chile. Al ritmo de la cumbia villera, cantó conocidos temas como “Bar” (que canta con la cantante argentina TINI), “Malianteo 420” y “Abecedario” en un estilo único que marcó la diferencia con las demás presentaciones de Ritual Fest. 

Hacia el cierre del evento, la penúltima presentación en los escenarios principales estuvo a cargo de Bomba Estéreo, banda colombiana que mezcla múltiples géneros como el pop, la electrónica y la cumbia. Conocidos por “To My Love”, un hit del año 2015, el grupo repletó el estadio con un show que duró hasta poco antes de las 23:00 horas. Luego, con un atraso de más de 20 minutos se presentó una de las artistas más esperadas del festival: Paloma Mami, quien después de dos años volvió a Chile tras su última presentación en Lollapalooza 2019. 

DSC_0607
Créditos: Julio Bustos

En apenas 45 minutos de presentación que pasaron rápidamente, la cantante urbana hizo un repaso por las canciones de su primer disco “Sueños de Dalí” (2021), con “Que Wea” y “Mami” como unas de las más conocidas. Sin embargo, no quiso dejar de lado algunos de sus primeros temas que la llevaron al estrellato, como “Not Steady” y “Fingías”. Con una llamativa puesta en escena, la artista se mostró agradecida con sus fans, destacando la energía única que irradian los chilenos cuando se presenta en nuestro país. Sin duda, una excelente presentación que estuvo a la altura para cerrar la primera versión de Festival Ritual. 

Lo mejor del día: Miranda! y Boy Pablo

Miranda! es una de las bandas argentinas con más fanáticos en Chile. Y aunque han tenido múltiples presentaciones en el país, no hay nada como una presentación en medio de un festival de música. A cancha repleta, la banda liderada por Ale Sergi y Juliana Gattas dio una presentación que nos hizo recordar letras que nos acompañaron tiempo atrás, como también disfrutar parte de lo más nuevo de su álbum “Souvenir”. 

DSC_0594
Créditos: Julio Bustos

Partiendo con “Por Amar al Amor” y estilosas tenidas, la banda motivó desde el primer segundo a un público ansioso por bailar. Tocaron también “Perfecta”, uno de sus clásicos más románticos de “El disco de tu corazón” (2007) que fue cantada a coro por el público, para finalizar con los clásicos “Yo Te Diré” y “Don”. Con varios cambios de ropa y uso de coreografías, la banda demostró una cercanía inigualable con los fans. Evidentemente, Miranda! es un grupo que no nos cansaremos de escuchar y que disfrutaremos siempre de la misma manera. 

DSC_0195

Justo tras el show de Miranda! venía la presentación de la banda noruega Boy Pablo, que siguió la línea de la presentación anterior con un ritmo más relajado. Dada su cercana relación con Chile, Nicolás Pablo Muñoz se comunicó en español con el público, al igual que los integrantes de su banda. Durante el último tiempo, el idioma español ha sido parte de sus letras, con canciones como “Wachito Rico” y “La Novela”, siendo esta última una reciente colaboración con el cantante Cuco y que tocó a lo largo del espectáculo.

DSC_0981

Para los amantes del indie pop y las letras románticas, Boy Pablo es una de las mejores bandas para ver en vivo. Su energía, buena onda e improvisación -en el buen sentido- durante el show lo convierten en un show inolvidable. Desde “Feeling Lonely”, pasando por “Losing You” hasta “Dance, Baby!”, cada uno de los miembros del grupo nos hizo sentir parte de su espacio en un ambiente lleno de energía positiva. Definitivamente, uno de los mejores conciertos de la jornada que nos dejó con serotonina para rato. 

Problemas de organización versus calidad musical

Aun cuando la mayoría de los espectáculos se realizaron con éxito y sin mayores retrasos, la organización no estuvo a la altura de lo que terminó siendo un evento tan masivo. En primer lugar, la seguridad no estaba del todo garantizada, especialmente por el estado del suelo en el sector cancha, donde el material que se instaló para cubrir el pasto se desprendió, dando origen a constantes -y peligrosas- caídas. Por otro lado, tampoco había puntos de agua, teniendo en consideración lo caluroso del día y el riesgo de deshidratarse.

En relación con lo anterior, y aun considerando que actualmente las medidas contra el Covid-19 son menores gracias a una mejor condición sanitaria, el relajo en los protocolos de prevención fue otro de los aspectos que llamó bastante la atención. No se entregó información al respecto, mientras que en las filas no se respetaba distancia alguna. Tampoco se entregaron directrices con respecto al uso de mascarillas y el alcohol gel prácticamente no existía. 

Los problemas de coordinación que se evidenciaron a lo largo del día, poco a poco se fueron opacando gracias a la calidad de los espectáculos y el calibre de los artistas que componían el cartel. Sin embargo, el bienestar de los asistentes en un evento de este tamaño es un punto que se debería considerar en todo momento. 

En conclusión, la parrilla de artistas de Festival Ritual fue única en su variedad y ampliamente destacada, pasando por una diversidad de géneros musicales que iban desde el rock a la cumbia. La gran mayoría de los espectáculos se caracterizó por su enorme calidad y cercanía con el público, lo que se veía en las caras de felicidad de cada uno de sus fanáticos. Pese a ello, las condiciones de seguridad, infraestructura y organización no pueden ignorarse, sobre todo si es que se consideran realizar nuevas versiones de este festival en el futuro. 

Revisa parte de las imagenes que dejó el Festival Ritual – Fotografías por Julio Bustos

DSC_0205
DSC_0148
DSC_0135
DSC_0111
DSC_0036
DSC_0345
DSC_0287
DSC_0279
DSC_0220
DSC_0388
DSC_0372
DSC_0755
DSC_0724
DSC_0710
DSC_0624
DSC_0486
DSC_0459
DSC_1039
DSC_0941
DSC_0915
DSC_0880
DSC_0822
DSC_0801
DSC_0092
DSC_0079
DSC_0132
DSC_0344
DSC_0266
DSC_0594
DSC_0448
DSC_0440
DSC_0387
DSC_0607
DSC_0754
DSC_0685
DSC_0658
DSC_0625
DSC_0155
DSC_0096
DSC_0038
DSC_0021
DSC_0114
DSC_0981
DSC_0186
DSC_0144
DSC_0133
DSC_0086
DSC_0026
DSC_0312
DSC_0281
DSC_0266
DSC_0217
DSC_0386
DSC_0354
DSC_0749
DSC_0738
DSC_0686
DSC_0511
DSC_0476
DSC_0443
DSC_0988
DSC_0927
DSC_0886
DSC_0845
DSC_0820
DSC_0101
DSC_0082
DSC_0055
DSC_0348
DSC_0304
DSC_0195
DSC_0508
DSC_0442
DSC_0423
DSC_0381
DSC_0817
DSC_0687
DSC_0664
DSC_0628
DSC_0166
DSC_0122
DSC_0073
DSC_0030
DSC_1023
DSC_1017

Valentina Campos

Te puede interesar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.