La nórdica disonancia de Posh Isolation en Chile

Posh Isolation esa quel colectivo danés que ha estado rompiendo los esquemas del panorama industrial desde el underground escandinavo. Liderados por Christian Stadsgaard y Loke Rahbek, fueron estos dos quienes pisaron tierras locales durante el jueves en la noche para presentar sus proyectos solistas, Vanity Productions y Croatian Amor,respectivamente, además de su propuesta en conjunto, Damien Dubrovnik.

 En el marco de los ciclos DOGA, Posh Isolation realizó un showcase especial en Chile, y los encargados de abrir la noche fueron el dúo Der Nautilus. Constantemente activos en los escenarios locales, es un manifiesto contar con ellos en un evento. Ritmos sincopados pesados, distorsiones y la densidad que le brindan al ambiente son parte de su firma, aquella que los ha situado entre los grandes nombres de la escena.  

Tras la larga presentación de la pareja, fue el turno de Vanity Productions. Como una ola de disonancia eléctrica, Christian Stadsgaard atacó los tímpanos de los asistentes como si su micrófono de contacto fuese un arma cargada lista para percutir. Con un brillante desplante en el escenario, el danés supo utilizarlos elementos a su alrededor, como el techo de recinto, para generar sonidos nuevos y samplear en vivo los sonidos presentes, armando una profunda y caótica atmósfera.

La calma suele venir antes de la tormenta, pero en este caso fue distinto.  Croatian Amor nos embarcó en un viaje entre arrítmicas melodías suaves como la seda, donde recorrimos de su mano fríos paisajes futuristas. Secuencias cercanas al ritmo de club fueron reimaginadas por el nórdico,que las incrustaba en momentos inesperados del set.

Tras los representantes de Posh Isolation, la crew santiaguina de Les Boys fueron los encargados de mover al público. Con un set tan denso como los anteriores, con fríos elementos industriales, las revelaciones de la escena electrónica calentaron el escenario para  dar pie al show más esperado de la noche: Damien Dubrovnik.

Stadsgaard y Rahbek vuelven al escenario. Ambos están tras la mesa, pero tras una violenta presentación, cada uno toma su posición. Christian con su micrófono e contacto en mano y Loke, formalmente vestido,frente al trípode del suyo. La distorsión comienza, como una navaja a través de un cristal irrumpe el sonido en Club Loreto. Cada vez que canta, el ruido blanco desfigura su voz, cada palabra es un alarido que perfora los oídos delos espectadores. El death industrial ataca y el vocalista baja de la tarima. Busca embestir al público sin respuesta, pero la locura continúa hasta el último tema, tras el cual se retiran sin mayor preámbulo.

Franco Garrido P.

https://rateyourmusic.com/~kougar

CCP-SCL.

Te puede interesar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.