Made Of Stone: A 31 años de “The Stone Roses”

Un 2 de mayo de 1989, se estrenaba el ya catalogado como uno de los mejores álbumes de la historia musical británica. Provenientes de Manchester, los Stone Roses supieron tocar fibras en una juventud desesperanzada a finales de los 80’s, inspirando a toda una generación a su paso.

Si tomamos los clásicos de la música británica, agregamos el sonido acid house con sus sintetizadores, influencias de renombre y lo mezclamos con una generación que veía en la música, así como en las drogas, un lugar donde refugiarse y pertenecer, queda en nuestras manos el notable movimiento “Madchester”, donde bandas como la protagonista de éste artículo junto con otras como Happy Mondays, Inspiral Carpets o James, silenciosamente cambiaron el juego en el Reino Unido.

Muy comparable a la “influencia desde abajo” creada por el shoegaze en la misma época, el Madchester al día de hoy no es masivo fuera de los entendidos en el tema, pero la generación posterior, el britpop, haría cosas que no se veían desde los 60’s.

Ahí es donde entra esta pieza importantísima para la cultura de Manchester desde este día hace 31 años, tanto como hoy, dentro del álbum encontramos una variedad de sonidos donde todas las canciones llevan su distintivo, por supuesto todas siguen esta línea que grita “soy joven, soy ambicioso, nostálgico, estoy decepcionado y enamorado”, mientras el bajo retumba en el fondo, el batería se acelera a medida que las canciones avanzan a su clímax y la voz de Ian Brown con el acento sureño cargado y el casi susurro de voz, crea un ambiente que deja fuera de todos los cuestionamientos a los jóvenes en sus conciertos compartiendo todo de tipo de sustancias.

I Wanna Be Adored” y “I Am The Resurrection”, son dos gigantes de este homónimo que se presentan como himnos, incluso usados con otra letra para alentar a equipos de fútbol, muy al estilo hooligan.

Y es que las letras que componen esta musicalización de la sociedad británica, acompañan sentimientos que puedes tener justo ahí, en el término de una década y un inminente final de siglo, tanto como 30 años después con un par de audífonos escuchando al otro lado del mundo, si cierras lo ojos, todo eso que puedes investigar o leer sobre la experiencia de estar en un concierto escuchando un setlist de este álbum simplemente se vuelve real.

 “Quisiera dejar el país, por un mes de Domingos y quemar la ciudad en donde nací”  – This Is The One.

“A veces fantaseo, cuando las calles están heladas y vacías, los autos arden sobre mí ¿Acaso estos momentos no llenan tus ojos?” – Made Of Stone.

Hasta que el cielo se vuelva verde y el pasto tenga varios tonos de azul, cada miembro del parlamento se droga con pegamento” – (Song for my) Sugar Spun Sister.

Cabe mencionar, que tal vez parte del gran éxito de este álbum a través de los años viene desde la misma imposibilidad que tuvo la banda para poder superarse y crear una discografía abundante, los Stone Roses tenían el estilo, la actitud, Ian Brown fue un ejemplo de frontman y la historia los acompañó, su carrera fue breve pero su legado se ha mantenido por décadas intacto, marcando tanto la vida como la carrera musical de muchos artistas, la mía y hasta tal vez la tuya, demostrando que definitivamente son los Stone Roses están hechos de piedra.

Abigail Reyes

Amante de la música, las bandas, sus historias y su impacto.

Te puede interesar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.