«No sabes cuánto te esperé»: Los Bunkers se consagran con un concierto de alto nivel en el Estadio Nacional

Los Bunkers

La banda penquista ofreció el primero de sus dos conciertos en el Estadio Nacional la noche de este sábado. Fue una jornada de larga duración, repleta de sorpresas, emociones y el más alto nivel que una banda chilena puede ofrecer en nuestro país.

Fueron años largos en los que el regreso de Los Bunkers se veía como algo lejano, con cada uno de sus integrantes involucrados en proyectos paralelos, lo que hacía que la «pausa indefinida» fuera difícil de terminar. Sin embargo, las señales comenzaron en 2019 y la esperanza regresó hasta que finalmente, en 2023, llegó el anuncio, y con él, todo un camino que culminó este fin de semana de abril: dos conciertos repletos en el Estadio Nacional. Desde verlos tocar en un evento gratuito en La Pintana, pasando por diversos festivales y algunos conciertos, incluyendo aquel histórico show en la Plaza De Armas, en un camión en la Alameda durante el Estallido Social, y un show secreto en Blondie, llegar al recinto deportivo de Ñuñoa, el lugar cerrado más grande en nuestro país donde una banda se puede presentar, se siente como cerrar un ciclo. Los Bunkers nunca fueron egoístas con su música y eso quedó más que demostrado la noche de este sábado.

Su participación en el Festival de Viña del Mar daba indicios de lo que podríamos presenciar en la gira «Ven Aquí», que recorrió gran parte de nuestro país. Sin embargo, lo que ofrecieron en el Estadio Nacional está en otro nivel. La jornada comenzó con la actuación del músico nacional PedroPiedra, quien ofreció un setlist acotado pero preciso para el público de Los Bunkers. Le siguió Fabrizio Copano, con una propuesta arriesgada que, en tan solo quince minutos, lo estableció como el primer humorista en presentar stand up en el Estadio Nacional. La combinación de un humorista abriendo el concierto de una banda de rock no es algo que veamos a menudo por estos lados, pero funcionó. A pesar de algunas complicaciones iniciales, los miles de seguidores de la banda penquista recibieron con los brazos abiertos la rutina del «standapero«.

Con el Estadio Nacional repleto y las ansias por las nubes, las 21:00 horas se acercaban en el imponente escenario adornado con pantallas gigantes. Comenzó una cuenta regresiva, tan solo cinco minutos, mientras de fondo sonaban todas las influencias de la banda centro sureña; Silvio Rodríguez, The Smiths y The Beatles fueron solo algunas. Al terminar la cuenta, las luces se apagaron, los gritos se dejaron escuchar a todo pulmón y la banda entró al escenario sin decir palabras; comenzó a sonar «Ven Aquí», la fiesta había comenzado.

_ASC7564
Álvaro López – Fotografía por Felipe Malhue.

«Te vistes y te vas» y «Yo sembré mis penas de amor en tu jardín» fueron interpretadas una tras otra sin respiro. Arriba del escenario, la banda se siente cómoda y sus personalidades, a las que estamos acostumbrados, son palpables: un extrovertido y bailarín Álvaro López, Gonzalo, su hermano, con la cabeza gacha concentrado en su instrumento, Mauricio Durán con su seriedad implanta sus riffs en las guitarras, y su hermano Francisco Durán controlando que todo esté en su lugar. La ausencia de Mauricio Basualto es notable, pero Cancamusa se levanta como una heroína del rock salvando al conjunto y dando un toque a la batería tan preciso y conciso que nadie podría haberlo hecho mejor para acompañarlos durante esta gira. Cancamusa sorprende; no se siente ajena y su talento puede dejar callado a quien opine lo contrario.

_ASC7604
Francisco Durán – Fotografía por Felipe Malhue.

Tras los cariñosos saludos y agradecimientos, siguieron canciones como «Quién fuera», «Si estás pensando mal de mí», «Ahora que no estás» y «El necio», todas cantadas con gran pasión por miles de fanáticos. Las canciones de Los Bunkers son canciones de estadio. Estamos en el lugar y momento precisos para disfrutarlas.

_ASC7721
Cancamusa – Fotografía por Felipe Malhue.

«Un pueblo sin memoria es un pueblo sin futuro»

Tras terminar «El Necio», la banda salió rápidamente del escenario, las luces se apagaron y un dron comenzó a volar por encima de las cabezas y mostrar todo en las pantallas gigantes. Nadie sabía qué estaba pasando, pero una cosa era clara: nos estaban distrayendo. A los pocos minutos, las luces se iluminaron y los asistentes voltearon sus cabezas para presenciar algo que no se esperaban: Los Bunkers ahora estaban en el memorial del Estadio Nacional. Con una puesta acústica y vestidos con ponchos largos al más puro estilo de las bandas del canto nuevo, comenzó a sonar «La exiliada del sur» de Violeta Parra. El momento era cautivador y no se podía esperar menos de ellos. Mauricio Durán se tomó el tiempo para condenar la violencia que sucede en nuestros días, tanto internacional como nacional. Emocionado, dio palabras y significado del por qué estaban ahí: la memoria, esa que no se debe olvidar, esa que no nos puede llevar a cometer los mismos errores, y que es tan valiosa de cuidar, ya que «Un pueblo sin memoria es un pueblo sin futuro».

_ASC7952
Los Bunkers – Fotografía por Felipe Malhue.

Tras las palabras, con la emoción a flor de piel, comenzó a sonar «El Detenido», una canción que no podría haber sido mejor interpretada en otro lugar que el memorial de los detenidos y presos políticos de la dictadura en el Estadio Nacional. Cerrando el bloque con «Entre mis brazos», la banda abandonó el lugar.

_ASC7821
Álvaro López – Fotografía por Felipe Malhue.

Las sorpresas no paran y el show debe continuar

Rápidamente, en el gran escenario, apareció un personaje de la serie 31 Minutos: Guaripolo. Con una divertida rutina, mantuvo entretenidas a las miles de almas que olvidaron por algunos minutos que la banda penquista estaba cruzando todo el Estadio Nacional para volver al escenario. La presencia de la marioneta no era casualidad; tras incorporarse nuevamente, comenzó a sonar «Una nube cuelga sobre mí», con la presencia de los personajes principales de la serie de títeres. Lo mejor que los años 2000 nos dieron, ahora estaban juntos cantando para nosotros.

_ASC7651
Mauricio Durán – Fotografía por Felipe Malhue.

Siguieron canciones como «Las cosas que cambié y dejé por ti», «Ángel para un final», «Pobre corazón» y «Tarde», esta última con un grupo de bronces y cuerdas, y la presencia en teclados de PedroPiedra. El maratónico bloque culminó con «Nada nuevo bajo el sol», «Bailando solo» y «Miño», todas éxitos coreados a todo pulmón. Tras esto, la banda salió del escenario y la espera e incertidumbre se apoderaron del Estadio Nacional.

_ASC7625
Francisco Durán – Fotografía por Felipe Malhue.

Con dos horas y media ya de concierto, el grupo volvió para tocar el cover de Víctor Jara «El derecho de vivir en paz», seguida de «Canción para mañana», «No me hables de sufrir» y las tres horas exactas de espectáculo con «Llueve Sobre La Ciudad».

_ASC7734
Álvaro López – Fotografía por Felipe Malhue.

Lo que hicieron Los Bunkers en el Nacional, no fue un concierto cualquiera, estuvo cargado de emoción y sorpresas. Convirtieron su show en toda una experiencia, lo que se reflejó en pequeñas activaciones fuera del recinto con motivos de la banda. Sumaron a un artista telonero y a un humorista, instalaron pantallas gigantes, cruzaron el recinto de punta a punta, se acercaron al público y agradecieron de forma sincera la presencia de tantas personas. El cariño y la dedicación en la puesta en escena es indudable. Los Bunkers nos regalaron un concierto del más alto nivel que un artista chileno puede ofrecer en nuestro país. Los Bunkers podrían hacer su propio festival y funcionaría; Los Bunkers podrían tocar durante cuatro horas y funcionaría. Los penquistas tocan el corazón y el alma, y nos transportan a los recuerdos más apreciados de nuestra adolescencia y apreciados buenos momentos.

Mira las postales que dejó el primer concierto de Los Bunkers en el Estadio Nacional.

Fotografías por Felipe Malhue.

_ASC8141
_ASC8036
_ASC8025
_ASC7969
_ASC7868
_ASC7837
_ASC7821
_ASC7734
_ASC7718
_ASC7548
_ASC7570
_ASC7677

Francisco Millán G

http://disonantes.cl

Amante de la música y Los Simpsons.

Te puede interesar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.