Placebo en el Movistar Arena: la fuerza alternativa sigue intacta

Placebo

La banda británica hizo su esperado regreso a Chile luego de 10 años, con Brian Molko y Stefan Olsdal a la cabeza. Placebo se presentó en el Movistar Arena este miércoles por la noche, en uno de sus dos shows en Chile, para presentar su último álbum “Never Let Me Go” (2022), en un concierto íntimo cargado de emociones y energía que duró casi dos horas.

Uno de los shows más esperados de este año, se llevó a cabo esta semana, con uno de los dos shows que darán en nuestro país. Placebo regresó para revivir la nostalgia que los tiene como una banda emblema del rock alternativo. Pero, la banda no vino a hacer nostalgia ni a recordar viejos tiempos, vinieron a demostrar que están más vivos y activos que nunca, mirando al presente y en camino hacia el futuro.

Tras los shows teloneros de la banda británica Big Special, y las chilenas Diavol Strain, el Movistar Arena ya se encontraba a toda su capacidad, en una masa de personas, mayoritariamente vestidas de negro, que, perfectamente podría ser un especial de Placebo en la Blondie; el ambiente se siente familiar. A las 21 horas en punto, los ingleses subieron al escenario entre una ola de gritos y expectación. Sin decir palabras y solo saludando con sus manos al aire, tan pronto como empezaron los primeros acordes de “Forever Chemicals”, el Movistar estalló y fue momento de sumergirse en una fiesta en la que Placebo era la banda sonora. Le siguieron canciones como «Beautiful James» y «Scene of the Crime». Hasta este momento, los ingleses sorprenden con su sonido y actitud que parece que no ha envejecido.

052A8686
Fotografías por @el.eme.

Continuaron con «Hugz» y «Happy Birthday in the Sky», todas de su último álbum, algo que no sorprende, ya que desde el anuncio del show en nuestro país, el setlist fue algo que siempre estuvo claro: Placebo no venía a tocar grandes éxitos. Pero, a pesar de ello, no recordar el pasado que los hizo quienes son es imposible, es por eso que «Bionic», canción de su álbum debut, hizo explotar el recinto con el canto de miles de asistentes que no dudaron en corear una vieja conocida.

Con muchos diálogos en español, los músicos se sorprendieron por lo lleno que estaba el recinto y agradecieron la presencia de esas miles de personas. Se preguntaron por qué no habían vuelto en diez largos años e invitaron a vivir el momento. Todo en un tono agradable, que a ratos se tenía tonos humorísticos. A Brian Molko y Stefan Olsdal se les ve contentos y motivados, y esa energía se contagió al público.

052A8660
Fotografías por @el.eme.

La banda recomendó a los asistentes que “no pasaran todo el concierto grabando con sus celulares”, buscando así una verdadera conexión con sus seguidores. Esto estuvo como mensaje en las pantallas antes del show y una voz, que se asume que es del propio Molko, lo volvió a recordar a solo unos minutos de comenzar. Es por esto que con un control estricto, se detuvieron las grabaciones con celulares en los primeros puestos de la cancha, llegando al punto de que el vocalista llamó la atención a un miembro del público, a quien le dijo en español: «Ya fue suficiente, ¡ya está, ya está!», mostrando con algo de molestia y motivando a aquella persona a guardar su celular. La recomendación de no grabar va muy en serio y causó algunas pausas y momentos tensos durante el show. Al igual que su repertorio cargado a su último álbum, Placebo llegó a Chile con la consigna que ha sido habitual en su gira: vivir el presente y experimentar un momento que no se repetirá.

052A8985
Fotografías por @el.eme.

Entre tantas canciones de “Never Let Me Go”, la banda interpretó algunas de sus diferentes discos como «Song to Say Goodbye», «For What It’s Worth» y «Soulmates», pero el momento más álgido de la jornada vino cuando comenzó a sonar la guitarra que daba inicio a «The Bitter End», el único gran éxito que sonaría en la noche y el culpable de que miles de personas entraran en completa euforia, regalando así un momento sumamente esperado durante tanto tiempo.

052A8925
Fotografías por @el.eme.

Al culminar el show, los británicos se despidieron con «Taste In Men», «Fix Yourself» y su cover de Kate Bush «Running Up That Hill», dejando todo en una ensordecedora ola de distorsión y juego de efectos, para bajar del escenario y acercarse al público, tocar sus manos y agradecer el cariño.

052A8751
Fotografías por @el.eme.

Lo que Molko y Olsdal lograron junto a su excelente banda de apoyo fue sublime. Demostraron que están en un buen momento, respaldados por un disco que encapsula lo mejor de todas sus épocas y que requiere que sus seguidores lo abracen como tal. Dejando en claro también, que su energía no ha disminuido en absoluto; la calidad vocal de Molko sigue intacta y su característico vibrato nos transporta a la mejor y más loca etapa de nuestra adolescencia. Pero esta vez, Placebo está aquí y ahora. Solo nos queda disfrutar.

Francisco Millán G

http://disonantes.cl

Amante de la música y Los Simpsons.

Te puede interesar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.