Banda sonora para el Apocalipsis: Revisamos el genial debut de Osorezan

Como ya habíamos anunciado hace un par de semanas, la banda santiaguina Osorezan lanzó a finales de mayo su disco debut.

El homónimo, compuesto por tres temas de larga duración, vio la luz acompañado de una doble presentación en las ciudades de Santiago y Concepción, a las que se les suma, en un par de semanas, una tercera fecha en Valparaíso.

La banda, parte del sello LeRock, plasma en este primer trabajo su oscuro sonido característico de forma bastante fiel a lo que se muestra en los escenarios, donde el grupo da rienda suelta a una cascada de emociones con un impecable trabajo audiovisual.

El homónimo

El larga duración comienza con “Virgen Santa”, de 11 minutos de duración. El punteo de guitarra inicial del tema se ve paulatinamente acompañado por el resto de instrumentos, para ir construyendo, a un ritmo bastante prudente, hasta que, alrededor del minuto cinco, la batería adquiere protagonismo y marca el ritmo acelerado que acompañará toda la canción.

Virgen Santa” llega a su clímax hacia el minuto 8 para luego, en su último tramo, bajar el ritmo, dando pie a un pasaje de cuasi-ambient. El violín y el sintetizador dirigen vagamente al oyente a “Mezcal Los Suicidas”, en una sutil transición que pasa desapercibida hasta la irrupción de la batería en los primeros segundos de este tema.

Mezcal”, que fue el único adelanto de este álbum, sigue a la perfección el ambiente construido por el track anterior. Sin embargo, su característica principal es ser una montaña rusa de melodías.

La pista comienza galopante al son de la batería, para luego ir elaborándose a sí misma en torno a cada instrumento, para luego llegar a un clímax, a través de una trepidante secuencia de guitarra, y, finalmente, descender. La fórmula se repite en el último trayecto de la canción, para concluir abruptamente tras un catártico crescendo.

Retratos de la Ira” es el último track del EP. A diferencia de sus predecesoras, es una pista que se vale por sí misma y no requiere de una transición y, al ser la más larga, cumple con darle el protagonismo principal a cada instrumento en el debido momento.

Como se hizo habitual en el disco, la batería comenzó liderando, para luego ser acompañada por la guitarra. Sin embargo, la atención se la roba el uso del sintetizador, que introduce desde el primer instante una atmósfera que no deja de acompañar al oyente hasta que, hacia el fin del primer acto, la guitarra toma control de la situación.

«Retratos» va acompañada de extractos de un discurso de John Holloway, “La Otra Política, la Digna Rabia”,  lo cual demuestra que, aunque carente de palabras, Osorezan tiene un mensaje, una posición política clara e innegociable. Los pasajes de dark ambient en este tema son destacables, sobre todo porque dan inicio, tras unos minutos, a una explosión de sonidos que lleva al límite a cada uno de los integrantes y sus respectivos instrumentos.

En este disco se plasma un brillante debut, el de una de las bandas más interesantes de la escena local. Si hay un punto bajo en él es que no puede demostrar todo el potencial de la banda, que llega a su punto máximo en vivo con la adición del elemento visual, que le entrega vida a cada una de sus composiciones.

“Rabia porque vivimos en un mundo basado en la negación de la humanidad, en la negación de la dignidad. (…)Luchamos viviendo el mundo que queremos crear.”

Franco Garrido P.

https://rateyourmusic.com/~kougar

CCP-SCL.

Te puede interesar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.