Slowdive en el Teatro Coliseo: Un paseo por la magia de la época dorada del shoegaze

Slowdive

La banda británica emblemática del shoegaze se presentó la noche de este lunes en el Teatro Coliseo, en un espectáculo lleno de murallas de guitarras que sumergió a los miles de asistentes en las emociones más profundas de su discografía por un poco más de una hora.

No son frecuentes las oportunidades de presenciar a una banda insignes de un género musical, y la noche de este lunes fue la ocasión de estar cara a cara con una de ellas. Slowdive, una de las bandas icónicas del shoegaze, se presentó en nuestro país para hacer un recorrido por parte de la historia de la música de la década de 1990. La banda, compuesta actualmente por Rachel Goswell, Nick Chaplin, Neil Halstead, Christian Savill y Simon Scott, llegó al Teatro Coliseo para presentar parte de su último disco lanzado este año, «Everything Is Alive», en lo que se convertiría en un espectáculo lleno de potencia de guitarras y emociones.

Todo comenzó a las 20:00 horas con la banda telonera; los nacionales Inverness se subieron al escenario para demostrar por qué eran un número adecuado para abrir la antesala de Slowdive. Sonidos de rock experimental y ambiental inundaron el recinto, impresionando y cautivando a más de uno. Sin embargo, el gran momento de la noche llegó minutos después de las 21:00 horas. Las luces se prepararon para recibir a la banda británica, pero sin antes de que un encargado de producción subiera al escenario para dar un breve comunicado: Rachel Goswelse estaba pasando por un problema de salud que afectaba su garganta, por lo que no cantaría a pesar de estar presente acompañando a la banda. Esta declaración era esperada, ya que había sido la tónica de sus últimos shows en Latinoamérica, pero el show debía continuar. La banda británica entró al escenario entre fervorosos aplausos y gritos, los cuales rápidamente se transformaron en el coreado nombre de Rachel, una señal de admiración y apoyo. Sin pronunciar palabras, comenzó a sonar «Shanty«, la primera muestra de su último álbum.

DSC_0650
Créditos: Julio Bustos

Siguieron canciones como «Star Roving» y la homónima «Slowdive». Todo esto envuelto en murallas de guitarras llenas de efectos, una voz melódica y luces que pintaban a los músicos como si fueran parte de un sueño pop. Continuaron con «Catch the Breeze» y «Souvlaki Space Station», interpretadas de manera magistral por cada uno de los músicos. La banda de shoegaze mantuvo su actitud característica: pocas palabras, miradas constantes al suelo y un ambiente lleno de una emoción rígida. Durante toda esta parte del concierto, Goswell solo pudo unirse a los movimientos de la melodía y contribuir con los instrumentos que cada canción requería; no era la protagonista, pero brillaba como tal.

DSC_0287
Créditos: Julio Bustos.

Llegó el momento de una seguidilla de sus canciones más populares: «Crazy for You», «Sugar for the Pill» y «Blue Skied an’ Clear», complacieron a los seguidores del género noventero. Estos expresaron su apoyo a la banda en cada momento con coros, aplausos y gritos. «Kisses«, el sencillo de su bien recibido último álbum «Everything Is Alive», fue una de las más esperadas de la noche.

Continuó con un clásico infaltable, la entrañable y querida «Alison», que comenzó a sonar en el Teatro Coliseo llenando cada espacio con sus melódicas guitarras saturadas de efectos. La voz de Rachel Goswelse fue la gran ausente, aunque sin perder su intensidad, la voz de la artista es parte importante de la canción y eso se notó. La primera parte del espectáculo concluyó con otra de las populares, la coreada «When the Sun Hits».

DSC_0464
Créditos: Julio Bustos.

Con una duración exacta de una hora, Slowdive abandonó el escenario entre aplausos y gritos pidiendo «otra», ya que el espectáculo había sido muy corto y las ganas de más eran insaciables. Tras unos minutos, la banda regresó para regalarnos tres de sus canciones más esperadas: «Slomo», «Dagger» y «40 Days», cerrando así un espectáculo que se sintió breve, pero que logró satisfacer el deseo de ver a una banda emblemática del shoegaze.

Slowdive nos sumergió en los pasadizos emocionales que han recorrido parte de su discografía, ofreciendo un paseo por sus 30 años de carrera y dejándonos con el deseo de volver a verlos una vez más, ojalá la próxima vez, con la infaltable y dulce voz de Rachel Goswelse.

Revisa la galería de imágenes que dejó el show de Slowdive en el Teatro Coliseo.

Fotografías por Julio Bustos.

DSC_0593
DSC_0449
DSC_0494
DSC_0564
DSC_0405
DSC_0576
DSC_0650
DSC_0642
DSC_0282
DSC_0287
DSC_0625
DSC_0324
DSC_0308
DSC_0408

Francisco Millán G

http://disonantes.cl

Amante de la música y Los Simpsons.

Te puede interesar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.